lunes, 19 de mayo de 2008

LOS ULTIMOS INVENTOS QUE HARAN LA VIDA MAS FACIL



OLOR A GASOLINA, SABOR A DIÉSEL







Lo sabíamos hace cosa de un año: fabricantes de primera división como Mercedes y Volkswagen se encontraban trabajando en un sistema, el HCCI, con lo mejor de cada casa: consumo de un diésel y emisiones de un gasolina. Hasta el momento, el proyecto no había pasado de eso, de proyecto, pero cuando Mercedes desveló su DiesOtto tuvimos claro que lo habían conseguido. Han hecho evolucionar un poco más la mecánica gracias a una combustión por explosión múltiple controlada, inyección directa y sobrealimentación. Resumiendo: un propulsor de pontecia elevada y consumos discretos. Puede que uno de los más grandes avances de los últimos tiempos. General Motors también anda tras ello. Según GM, sus ingenieros han dado con “la tecnología de combustión más esperada de los últimos 30 años”. El invento lo han montado en un par de conceptos listos para circular, Saturn Aura y Opel Vectra. Una combustión del carburante a menores temperaturas y la reducción de energía térmica utilizada en el proceso, disminuye sensiblemente las emisiones de dióxido de carbono. Resultado más directo: el HCCI permitirá ahorros de hasta de un 15% en consumo de combustible sin perder potencia.




OJOS ELÉCTRICOS EN LA CARRETERA



Mercedes, con toda seguridad el titán de la alta tecnología al servicio de la conducción, se ha sacado de la manga un buen puñado de avances a lo largo de estos años. Tecnologías que son ensayadas primero en los modelos más avanzados pero luego, cuando el paso del tiempo ha reducido el coste de los componentes, ya puedan ser introducidos en modelos más conómicos. Lo hizo en los años ochenta con el Active Body Control, hoy una realidad en las Clase CL, S y SL. Probablemente lo vuelvan a hacer con el sistema Pe-Scan, dispositivo capaz de reunir información sobre las irregularidades del terreno y dar órdenes al tren de rodaje para que estabilice la carrocería en una fracción de segundo. ¿Suspensión inteligente? Y tanto. Se combina un escaneado de la superficie que trabaja de forma parecida a un radar con la unidad de control, que calcula cuál es el mejor comportamiento para trasmitirle la orden al Actve Body Control. Además, la actuación se hace de forma individual: con instrucciones para cada una de las ruedas.




LUCES, CÁMARA, ADAPTACIÓN




Puede que el tsunami verde le haya restado importancia, pero lo cierto es que la iluminación inteligente sigue intentando enterrar unas cifras escalofriantes. Esas que apuntan a que el 34,5% de los accidentes mortales registrados en España en 2005 –con un total de 1.919 fallecidos– se producen durante las horas de oscuridad o de crepúsculo. Así, a partir del otoño de 2007, la Serie 5 de BMW dispone de tecnología de distribución variable de la iluminación, empleada por primera vez en la Serie 6 y que ha visto mejoradas sus prestaciones. Se trata de un sistema que trabaja en función de la velocidad, de manera que en conducción urbana ensancha el haz, mientras que en modo carretera incrementa su alcance. Pero el gran paso es otro. Una luz darwinista, que se adapta a su entorno, capaz de variar el ángulo de giro de los faros según el giro de la dirección, de la guiñada y la velocidad.




DOCTOR, MI COCHE DICE COSAS




Ya viene, ya lo tenemos encima: el coche parlante. Y no nos referimos a tecnología C2C, sino a una inteligencia artificial que sirve de puente entre el usuario y el ordenador. Mercedes lo ha bautizado como SERVO-HMI, un control de sistema que utiliza un avatar (representación electrónica de una persona) con el que comunicarse para, por ejemplo, activar el GPS facilitando una dirección, escoger una emisora de radio o hacer una llamada de teléfono. Nissan, con su Pivo2, emplea un Agente Robótico para establecer relaciones de empatía entre coche y conductor. El buen rollo se consigue gracias a una inteligencia artificial que “habla”, “escucha” y averigua el estado de ánimo del conductor, lo que, según Nissan, puede llegar a reducir accidentes.




EL TSUNAMI VERDE




En realidad poco importa que sólo un 7% de los compradores piensen en la ecología como factor determinante para escoger un coche u otro. Todas las grandes marcas se están sacando de la manga sus gamas de coches ecológicos. Quien no corre, vuela. Y esta tendencia en verde seguirá cotizando al alza en los próximos meses. Los últimos en apuntarse son el grupo PSA Peugeot-Citroën con las denominaciones recién estrenadas Blue Lion y AirDream.Esta misma moda, la búsqueda de coches con conciencia es la que detectamos tanto en la denominación Bluemotion de Volkswagen como en el Ecoflex General Motors. Tal es el entusiasmo que las promesas apuntan a ya mismo. Concretamete a 2008, año en el que nacerá una nueva generación de coches más eficientes, ahorrativos y ecológicos. Y va en serio: GM se ha dejado 700 millones en demostrarlo.




AQUÍ NO DUERME NADIE




Fatiga. Somnolencia. Nerviosismo. Todos ellos sinónimos del 30% de los accidentes de tráfico que se producen en España. Al menos hasta que se hagan reales tecnologías como el DAC, Driver Alert Control, de Volvo. Un sistema que, a grandes rasgos, registra el comportamiento del coche y del conductor y calcula las situaciones de riesgo potencial. Pero además del cálculo, interviene en la marcha y toma medidas que pueden ir desde un mensaje de texto con el icono de una taza de café en el display hasta una señal auditiva si el riesgo es, a juicio de la máquina, mucho más alto. Volkswagen también se mueve en un rumbo similar. Es decir, sistemas armados con una serie de cámaras y sensores que analizan un amplio abanico de parámetros. En este caso, además de la pura y dura conducción, el coche controla los movimientos de cabeza, parpadeo y cambios en las facciones de la cara de la persona al volante. La idea es reconocer los rasgos característicos de la somnolencia y atajar el ataque de sueño antes de que sea demasiado tarde.




EL FUTURO ESTÁ EN LA PILA




Aunque no está claro el futuro del coche eléctrico, nadie duda que la pila de combustible de hidrógeno será una de las grandes tecnologías por explorar en los próximos años. De hecho, General Motors insiste en que en un par de años se producirán coches en masa que la utilicen. Pero hay quien piensa que la pila de combustible es una tecnología condenada al fracaso. No les falta razón: la cosa está complicada. La distribución de hidrógeno continúa en manos de las grandes petroleras y la producción mundial, según los escépticos, no es muy elevalda. Pero GM sigue en sus trece, lo que no deja de ser paradójico dadas sus actividades en el pasado: la multinacional insiste en que ya se producen 50 millones de toneladas de hidrógeno cada año, al parecer más que suficiente para hacer funcionar a un total de 200 millones de coches.




ECO CONDUCCIÓN. AL VOLANTE CON CONCIENCIA




Puede que las marcas anden a vueltas con lo suyo, creando motores cada vez más ecológicos. Pero una parte importante del despilfarro energético se debe a la mala conducción. Audi ha decidido utilizar la tecnología para cambiar nuestas costumbres al volante creando un sistema que informa de cuál es la marcha que hemos metido y cuándo hay que cambiarla. A priori, esto podría significar un ahorro de hasta un 15%.Hay más medidas, como calcular si el gasto se incrementa con las ventanillas o el techo solar abierto o si las luces permanecen encendidas. Entonces, el ordenador le dirá al conductor qué hacer en cada uno de los casos. Nissan, dentro del Green Program 2010, ha inventado un sistema que, a la hora de pisar el acelerador, informa al usuario a cada momento de cuánto combustible va gastando y cómo optimizar la marcha. Según Nissan, al manejar este tipo de datos, hasta ahora no disponibles, el usuario sabrá cómo conducir y gastará un 10% menos de carburante.




O EL COCHE O LA BOTELLA






















La tecnología se une contra la conducción bajo los efectos del alcohol. El nuevo Concept de Nissan, basado en el modelo Fuga, incorpora un dispositivo que detecta el grado de sobriedad del conductor y activa, en caso necesario, medidas preventivas como la inmovilización del vehículo. Por ejemplo, un sensor situado en el pomo del cambio reconoce la presencia de alcohol en la transpiración de la palma de la mano cuando se intenta poner en marcha el vehículo.En ese mismo modelo, el fabricante nipón ha incluido detrás del volante una cámara enlazada al ordenador de a bordo que trabaja exactamente igual que los sistemas contra la fatiga. Es decir, que basándose en diferentes parámetros, el ordenador analiza el rostro del conductor. Según los movimientos de los ojos detecta si se está apoderando de él la somnolencia propia de la embriaguez. Es entonces cuando emite una alerta y tensa el cinturón de seguridad para advertirlo. Otros sensores situados en los asientos miden el nivel de alcohol en aire, y si es necesario lanzan una advertencia por voz y gráfica en la pantalla del navegador. Volvo comercializará a principios de 2008 un aparato que localiza la presencia excesiva de alcohol en el aliento del conductor con un simple soplido. El aparato vendrá integrado en el coche y controlará el sistema de encendido. Para que el coche arranque habrá que soplar. Si determina que se ha superado el límite, envía una señal electrónica al motor dando la orden de no arrancar.